La Ley de Pareto Emocional






Pareto era un humanista italiano de esos que ya hace tiempo que no existen: economista, sociólogo, ingeniero y filósofo como nuestro Roi. Hoy seguramente añadiríamos Data Scients que no necesitaría de algoritmos para observar de forma natural que el mundo se divide en dos, y precisamente no en dos mitades iguales.

La Ley de Pareto no es equitativa, ni objetiva, ni mucho menos obedece a criterios racionales. Se trata de una carta en la manga que se guarda el destino... 

El 80% de los problemas tienen su origen en el 20% de causas. Si hablamos de falta de productividad, coste de mantenimiento o no conformidades de calidad... 

Menos mal que a nivel social, familiar, afectivo... Pareto, para bien o para mal nos da un respiro, y no necesitamos alcanzar, por desgracia, ese 20% de causas justificadas o injustificadas para que te pongan la cruz... Por mucho menos ya corres el riesgo de que el destino te deje en la estacada... Por eso muchos confían mucho más en la estadística decimonónica de Pareto que en la racionalidad y objetividad del ser humano del siglo XXI.

Comentarios

Publicacións populares deste blog

% de error en la Mejora Continua

Lean y mi primera vez

Lean y los estándares